La danza, el ritmo, el futuro

En Sónar hemos seguido muy de cerca la carrera de Jerrylin Patton, prácticamente desde esos primeros temas suyos aparecidos en las recopilaciones de footwork de Mike Paradinas en Planet Mu. Este año vuelve al festival con una actuación en SonarLab, (escenario presentado por Resident Advisor), y con un último disco en el que deja ya prácticamente atrás la filiación con el género de Chicago para adentrarse en territorios que solo ella parece estar explorando ahora mismo. “Autobiography (Music from Wayne McGregor's Autobiography)”, publicado el año pasado, es un encargo del coreógrafo británico para poner música a una de sus obras; pero Jlin, siempre autoexigente y dispuesta a dar lo mejor de si misma en cada nuevo movimiento, plantea el disco como un reto personal y un nuevo lienzo sobre el que experimentar con sus ritmos intrincados y vanguardistas, esta vez mezclándolos con pasajes ambientales y cuerdas de aire clásico, al mismo tiempo que ahondando en la relación de su música con la danza, ya explorada en sus últimos directos.

Tras esos primeros temas en la serie “Bangs & Works”, que despertó en Europa la fiebre del footwork, Jlin se tomó su tiempo para publicar su debut, “Dark Energy” (2015), uno de los álbumes más importantes y asombrosos de esta década. “Black Origami” (2017) confirmaría que lo suyo no era ni mucho menos flor de un día, si no el resultado de un concienzudo trabajo de producción y la consolidación de un universo sonoro muy personal. Recientemente ha colaborado de nuevo con Holly Herndon - también presente en Sónar 2019 - en “Godmother”, un tema generado por inteligencia artificial. Quien sabe si una vía a explorar en el futuro por la productora de Indiana, o quizás solo un divertimento al lado de una de sus cómplices habituales antes de dar forma a un nuevo capítulo de su extraordinario corpus creativo.

jlin.bandcamp.com