DJ Harvey y John Talabot toman los controles de SonarCar

12/12/2017

Por tercer año consecutivo, SonarCar propone un espacio insólito y muy particular dentro de Sónar de Noche: una gran pista delimitada por cortinas rojas y equipada con un sistema de sonido circular, en la que poder disfrutar de sesiones especiales de 6 horas. SonarCar presenta sets de largo recorrido que permiten un tipo de narrativa distinta a lo que suele ser habitual, similar a un viaje por diferentes etapas y sonoridades de la historia de la música de baile.

Tras los sets en anteriores ediciones de Laurent Garnier, Four Tet, Masters At Work y la dupla Seth Troxler & Tiga, este año los responsables de llevarnos de la mano por este recorrido son dos DJs de reconocida trayectoria y riquísimo universo personal: DJ Harvey y John Talabot.

La primera de las dos noches tendrá como protagonista al gran DJ Harvey, DJ legendario cuyo periplo vital y trayectoria artística siempre se ha caracterizado por la innovación, el descubrimiento y un gusto exquisito. Su talante expansivo y exploratorio necesita de mucho tiempo para poder expresarse en toda su plenitud, algo que ha demostrado en numerosas ocasiones, muy especialmente en sus reciente fiestas en el hotel Pikes de Ibiza. Aunque últimamente suele apostar por sets por debajo de 120 bpms en los que abundan brillantes perlas de italodisco, house, funk, synth pop y sonido balearic, con Harvey a los mandos cualquier cosa es posible.

La noche del sábado el protagonista será John Talabot. Además de ser el productor español más admirado y reconocido internacionalmente, Talabot es un DJ de muchísimo talento, con un conocimiento de la historia de la música y una amplitud de miras poco comunes entre sus contemporáneos. Talabot puede acudir a cualquier género en cualquier momento y lograr que el resultado suene compacto y lleno de sentido: psicodelia, house pausado, techno mutante, new wave, tradición balearic, synth pop, ritmos africanos, funk cósmico… Seis horas de excitante viaje por sonidos exuberantes y rutas musicales habitualmente poco transitadas.